Chanel, de la pasarela al mar

Artículo de: Pamela Perez, 2º Diseño de Moda.

El pasado mes de octubre se llevó a cabo la tan esperada semana de la moda en París. En ella, las casas más prestigiosas de moda mostraron sus colecciones para la temporada primavera/verano 2019 donde se pudieron ver prendas y accesorios llenos de colores, texturas y multitud de sensaciones.

Como siempre, una de las firmas de moda que nunca deja de sorprendernos por su temática y estética de sus escenarios en las pasarelas es Chanel. La emblemática casa francesa  fue creada por  Gabrielle Chanel.

Nacida en Francia en 1883, la diseñadora fue criada en un orfanato donde aprendió a coser y a sus 18 años comenzó a trabajar como dependienta para, posteriormente, empezar a diseñar por sí misma sombreros elegantes y funcionales.

Su carrera en la moda se inició más concretamente en 1910, y fue entonces cuando sus diseños revolucionaron la industria de la moda, ya que buscaba con ellos lo simple, cómodo, elegante y original. Además, estos diseños se hicieron famosos por la rebeldía generada en contra de la moda del momento y la búsqueda de la libertad del movimiento, no centrándose únicamente en la ostentación de sus creaciones. Todo esto lo consiguió gracias a uno de sus rasgos fundamentales, es decir, trasladando la comodidad de las prendas masculinas al vestuario femenino.

A lo largo de su carrera, Coco Chanel crea dos clásicos de la moda, la chaqueta cardigan y el famoso vestido negro que actualmente es un “must” en nuestro armario.

Actualmente es considerada un icono del empoderamiento femenino, ya que triunfó en un mundo empresarial dominado por los hombres; rompió las barreras entre la ropa femenina y masculina incorporando tejidos destinados específicamente a prendas masculinas como el tweed,  que posteriormente se convertiría en el tejido estrella de la marca. Demostró que el pelo corto también podía ser femenino y diseñó ropa para las mujeres trabajadoras pensando fundamentalmente  en sus necesidades.

Gabrielle Chanel fallece en 1971, pero el legado de Coco Chanel ha continuado por el actual director creativo de la marca Karl Lagerfeld, que ha mantenido el estilo y la esencia de la fundadora.

Como ya sabemos, Chanel no escatima en gastos cuando se trata de presentar una nueva colección, para las cuales crea pasarelas de auténtica fantasía que hacen a los espectadores sentirse inmersos  en ese mundo donde las modelos desfilan atravesando cascadas, cohetes, bosques, salas de hospital, etc.

Este año no ha sido la excepción, por lo que el emblemático Grand Palais de París se ha convertido en una playa ficticia que incluía las  olas y arena de un espacio paradisiaco.

Esta colección primavera-verano 2019, elaborada por Karl Lagerfeld, presentó desde vestidos elaborados con el clásico tejido tweed, sombreros de paja, prendas con flecos, leggins capri con chaquetas oversize, pantalones culottes, faldas cortas de silueta trapecio con abertura a un lado, conjuntos denim, y diversidad de accesorios.

Una de las características más llamativas para este desfile ambientado en la playa, es que las modelos desfilaron completamente descalzas, como cualquiera de nosotros haríamos. Pero esto no fue un impedimento a la hora de mostrar los zapatos de la colección, ya que todas las modelos los llevaban correspondientes al look en sus manos o colgadas de los bolsos.

Los colores de la mayoría de las prendas presentes en esta colección hacen referencia a un día de verano, ya sea los tonos tierra que nos recuerdan a la arena de la playa, los amarillos a un día cálido de verano y los azules que hacen referencia al mar o al cielo.

En el desfile, se pudieron ver looks de dos piezas  total denim, con chaquetas semi transparentes de encaje floral y cinturón sobre puestos en la cintura que hacen resaltar el total look propuesto, todo ello en tejido  vaquero cuyo color nos recuerda al azul del cielo en un dia de verano, Además, se presentaron accesorios por duplicado, donde observamos que las modelos llevan consigo un bolso cruzado al hombro a cada uno de sus lados cuyo modelo es del característico acolchado de la marca y el logo sobre él.

El primer diseño en abrir el desfile sobre  esta pasarela hecha playa nos recuerda de manera instantánea a la marca Chanel gracias a su vestido clásico de tweed, esta vez  en color hueso formado por dos piezas: una falda midi a la altura de las rodillas, y  una chaqueta trajeada acompañada por  un cinturón de piel que acentúa la silueta de la modelo. Como en el modelo anterior, dos bolsos en cuero negro clásicos a ambos lados; y como accesorio estrella unos mitones también en cuero negro que rompen con el look sofisticado que se presenta dándole un toque desenfadado.

Si se observa en su totalidad, vemos que esta es una colección muy completa, ya que encontramos todo tipo de prendas que usaremos en la siguiente temporada (camisetas, vestidos, faldas, pantalones, bolsos, sombreros, gafas, etc), todas con el toque característico y propio de la casa Chanel pero sin dejar de innovar y presentar nuevas propuestas, por ello no cabe debatir el por qué es una de las colecciones mejor acogidas de este evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *