Personal Shopper

Nuestra imagen debe proyectar nuestros valores personales y metas, por ello debe de ser auténtica y verdadera. Nuestros pensamientos se reflejan en la cara, la postura, los gestos, las prendas que elegimos, el corte de pelo o la combinación de los colores que usamos. La imagen personal influye en la percepción que los demás tienen de nosotros. No se trata de un asunto de glamour o ropa cara, sino de crear un “estilo propio” que nos defina y permita potenciar lo mejor de nosotros mismos. La labor de un profesional de la imagen es ayudar a la realización personal del cliente.

DESCARGA EL DOSSIER DEL CURSO